La apuesta de Apple por las sonrisas con el iPhone 4

Sonreír. Ese acto por el cual demostramos físicamente a los demás que aquello que vemos, escuchamos, sentimos... nos agrada. Una de las acciones que nos diferencian del resto de los animales en lo que a su significado subjetivo se refiere. Porque ya sabemos que reyes de la imitación hay muchos, pero la facilidad con la que cuentan los simios para hacer de "copia monos", e imitar sonrisas, no es innata. Algo que sí lo es en los humanos, ya que el cambio facial para sonreír está demostrado hasta en los bebés ciegos, lo que ratifica nuestro privilegio para demostrar con la sonrisa "cuánto me gustas, Mamá".

17 músculos del rostro son los encargados al unísono de dilatarse y contraerse, para "acercarnos" agradablemente hacia los demás. Porque las sonrisas acercan a las personas. Sí. Están cargadas de buenas intenciones, que responden a la lectura interpretativa que hacemos de aquello que sentimos a nuestro alrededor, facilitando la comunicación.

Para que sea plena, la comunicación a través de las sonrisas necesita disfrutar del momento en el que los rostros se contemplan. Es el tiempo en el que nos vemos amigablemente las caras. Como el tiempo, como el momento, que ha querido transmitir la campaña publicitaria del 'iPhone 4'. Es el "FaceTime".



"FaceTime" apuesta por las sonrisas para publicitar una de las mejores particularidades con las que cuenta el nuevo 'iPhone 4': la vídeollamada. Algo promocionado como absolutamente novedoso, pero que ya existía desde hace 5 décadas. Principalmente, para telefonía fija. Aunque siempre ha sido un avance tecnológico y comunicativo que nunca ha gozado de éxito y patrocinio, por sus elevados costes tanto para el industrial como para el consumidor final. Se trata de ese tipo de tecnología que siempre hemos visto como algo futurista, propio de las películas de Cienca Ficción, o utilizado para investigaciones de laboratorio que acaban en la mudez. Con lo cual, sí es un acierto haber pensado en la campaña promocional con el público sordomudo, como podemos ver en el final de la 'promo', para que la vídeollamada con este 'móvil' se pueda convertir en toda una ayuda social y comunicativa.

La cuestión es que Apple hace "trampas" para promocionarnos las vídeollamadas directas y perfectas a través del móvil 'iPhone 4'. Por un lado, los spots están realizados con cuidados planos subjetivos de aquel que realiza las llamadas, sosteniendo en su mano, de pulso envidiable, el teléfono móvil. Por otro lado, las llamadas son técnicamente perfectas, en cuanto a imagen y sonido se refiere. Algo dudoso con los operadores de los que dependemos... Al igual que para poder hacer este tipo de llamadas, no sólo necesitas un iPhone y la línea telefónica que te ofrezca tu operador, sino que también, tanto quien realiza la llamada como quien la recibe, deben tener conexión WiFi en el momento de la vídeollamada en cuestión. Pero todo esto, qué más da. Es la magia de la publicidad. Disfrutemos de ella como se merece.

No es este un post que pretenda hablar de las lindezas con las que cuenta el aparatito, ni de los fallos de salida que ya arrastra el 'iPhone 4', algo con lo que tuvo que lidiar Steve Jobs en la rueda de prensa de presentación del viernes 16 de julio. Una rueda de prensa que temía ir perdiendo "cobertura" a cada momento, tal vez por aquello de los problemas de antena de este último 'geek'... Por eso, aquí nos quedamos con la comunicación de las sonrisas. Eso sí, las cargadas de buenas intenciones. Sería absurdo entrar ahora en los lares de las "sonrisas falsas", esas que sabemos hacer únicamente los humanos, pero que a pesar de ser comunicativas, no responden a nada bueno. Mejor dejarlas correr ahora...

La campaña "FaceTime" está formada por 4 spots para televisión que nos presentan a alguien que va a ser papá; mostrar a tu pareja el nuevo 'look' que luces para el verano; presentar a un abuelo a su nieta recién nacida; y hacer más fácil la comunicación entre padre e hija. Por el momento, la reciente campaña y sus spots son originales en inglés, pensados para el público americano y anglosajón. Aunque su traducción es prácticamente innecesaria, ya que cuentan con el "lenguaje de las sonrisas", que entra directamente por los ojos...












Así que ya sabes: Smile! Y es que ¿alguien es capaz de aguantar sin rendirse ante la sonrisa de un bebé? Contagiosas. Así son las sonrisas. Parece ser que Apple ha apostado esta vez por "las emociones", que acercan y unen "las relaciones humanas", en detrimento de "la emoción tecnológica" que supone tener entre las manos el 'iPhone 4'. En ninguno de los anuncios se habla sobre el resto de sus cualidades técnicas. Tal vez sea por aquello de los supuestos fallos con los que cuenta el 'móvil', o de las continuas críticas que ha recibido mucho antes de su lanzamiento. Algo que no debe preocupar para nada a la compañía. Porque como la propia publicidad, todo forma parte de una serie de avances, que se ofrecen por capítulos. Que, como las sonrisas, se lanzan y muestran poco a poco al usuario/espectador, para seguir "contagiando" emociones humanas. Sean del tipo que sean...

votar

4 comentarios:

laMar dijo...

Se gana más con las emociones que con la tecnología que no todos entienden. Una sonrisa te abre todas las puertas ¡Sonríe!
Un beso enorme

ooOJotaEmeOoo dijo...

Sin duda, las emociones nos mantienen vivos y nos acercan los sentimientos a flor de piel. Esa es la idea de una buena comunicación humana.
Gracias y 1 un beso :) Smile!

petaqui dijo...

Apple no es más que una empresa que estafa...he dicho...me da asco que vayan de guays "mira lo que he inventado" cuando existe desde hace tiempo y mucho mejor...lamentable empres.

ooOJotaEmeOoo dijo...

Ya sabes, petaqui, que "para gustos, los colores". A 'Apple' no se le puede negar el esmero que siempre ha tenido por crear tecnología informática con vistas a la profesionalidad. Pero por muy marca de 'estatus' que sea una empresa, basta que algún producto le salga "rana" para que la crucifiquen. Como comentaba en el post, yo me quedo con el fondo del mensaje: las "comunicativas sonrisas"...