No se hizo el Tiempo para la boca del asno, sino para sus pendulares partes

El Tiempo. Esa magnitud física que juega en nuestra contra a lo largo de la vida. Ese responsable de la duración de las cosas, que las sujeta inevitablemente a la mudanza de nuestro aspecto...


Nada es eterno. Se sabe desde el Principio de los Tiempos. Pasado, presente y futuro forman parte de las dimensiones físicas elegidas por convención. Sin embargo, siempre queremos controlar el tiempo. Intentar lograr la quimérica utopía...

La Humanidad siempre ha deseado poseer lo que no tiene. Atrapar lo intangible. Controlar el agua que se escapa entre los dedos... Ya se sabe, el Hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Ni siquiera el asno en el campo, lo hará aunque se empeñe...

Pero el Ser Humano es capaz de imaginar, elucubrar hasta indagar, para dar con la respuesta y desmenuzar el Tiempo. Como si de un mecano se tratara, jugar con las horas del día, para controlarlas como a un bólido de precisión, colocado en la muñeca cual cronógrafo por pulsera...



La sofisticación y el diseño elitista del TAG Heuer 'Mikrotimer Flying 1000', se desmenuzan con estilo bajo la precisión del más ingenioso relojero. El problema es que, por más que se quieran controlar el Tiempo y las horas del día, la sensación seguirá siendo virtual. El mecano se quedará en inutil juguete, siempre que no sepas extraer entre sus piezas, la razón real del ingenioso juego. Esa que dejará volar con todo su poder, a la constructiva imaginación de tu vida.

Y es que ni con todo el oro del Mundo, los pocos privilegiados que puedan comprar bólidos y relojes como éstos, podrán nunca controlar y "volver a montar" el Tiempo, sin usar la imaginación.

Claro está que de locuaces e imaginativos genios estuvo el mundo lleno. De esos que han sabido desafiar a las leyes de la gravedad desmenuzando la materia. De los que ahora hablamos y estudiamos con respeto y admiración, siguiendo sus doctrinas. Pero ellos ya se fueron de nuestro mundo. Eso sí, sus leyes y tratados les sobrevivieron con el Tiempo. Curiosa ambigüedad temporal. Aunque a buen seguro, esos genios hubieran pagado con todo el oro que nunca tuvieron, para poder jugar un rato, no sólo a "controlar" la magnitud física, sino a ser el dueño absoluto del mismo Tiempo...



Como nos muestra el spot, tal vez la respuesta esté en la fusión "ciencia ficción y espionaje". Donde, como hace ahora 'Cartier', el elitismo de los "mecánicos de la pasión" se fusiona en gigantesca esfera horaria. Esa que sólo controla la civilización desarrollada, marcando horarios, etapas y ritmos prefijados en nuestro día a día. Dejando en más de una ocasión a la población deshumanizada...

Pero llegando aquí al final, no podría más que indicar, la solución a la contienda temporal. Esa en la que sólo la propia Naturaleza y la vida terrenal, nos enseñan en espiral a mirar las cosas de forma sencilla.

Envueltos entre tanta sofisticación, lujosos diseños y prejuicios urbanitas, se nos suele olvidar lo que es la vida auténtica. La que transcurre en la verdadera Naturaleza y el campo. Los auténticos lugares de los que provenimos. Esos en los que el paso de las horas, no forman parte del estrés de la civilización. Esos en los que la "vida terrenal" significa tener los pies en el suelo, y disfrutar con buen humor de la inevitable sucesión de las horas del día.

Por suerte para nosotros, todavía existen esos lugares. Donde gente verdaderamente auténtica, no necesita de sofisticados relojes de pulsera para vivir. Donde el idioma y las diferentes lenguas, no son trabas para entender un lenguaje universal. Donde asnos, Naturaleza y vida campestre, aportan todo lo necesario para saber medir el Tiempo, disfrutando sin prisas de la vida terrenal...


Escena de la comedia italiana 'Le barzellette' (2004) de Carlo Vanzina.
(Aunque el vídeo está en italiano original, se entiende perfectamente ;)

6 comentarios:

SOLO DE INTERES dijo...

Tienes razon para nosotros aun no existe tanta sofisticación anuque al paso que avanzamos, quién sabe?
desmenuzar el tiempo, interesante concepto. Un fuerte abrazo

ooOJotaEmeOoo dijo...

Y tampoco es necesaria la sofisticación, R.C. Aunque esté desmenuzada...
Lo mejor de todo es vivir el día a día de la forma más "natural" posible, sin perder las raíces.
Saludos.

Pepe Caballero dijo...

Todavía no puedo parar de reír mientras escribo el comentario ;) Todo un acierto esta "espiral" del Tiempo. Que como ya se sabe, el Tiempo es oro.
Pero el vídeo de la escena del burro, no tiene precio XD.
Saludos, Profe.

ooOJotaEmeOoo dijo...

¡Ahí le has dado, Pepe! ¡El Tiempo es oro! Por eso, nada mejor que disfrutar de su inevitable paso entre espirales de sonrisas...
¡Gracias por pasarte! ;)

Olvido dijo...

La verdad es que la última parte es una vuelta a la Tierra en el sentido más literal de la palabra. :D Sí, soñemos, soñemos, pero con los pies en el suelo.

Besos.

ooOJotaEmeOoo dijo...

Sí, una vuelta a la Tierra de 360º ;)
Como hacen las agujas del reloj a cada momento, mientras los péndulos oscilan entre nuestros sueños...
Me alegra verte de nuevo, Olvido.
1 beso sin horarios fijos ;)