Cuando coches y diseños propinan mordiscos como serpientes de cascabel

La competencia por conseguir el mejor diseño está que no para en estos calurosos días. No basta con ofrecer hermosas y cuidadas formas bajo llamativos y rampantes colores, sino que la clave está en darle libertad al conductor final para que elija a su antojo...

Atrás quedaron ya aquellos tiempos en los que comprarse un coche estaba supeditado a su propia serie, donde la palabra extras ni se conocía. Ahora, una vez más vuelven a ser protagonistas las tecnologías del multimedia reinantes, que bajo la aureola circundante que otorga Internet, nos ofrecen la potestad de elegir a golpe de clic el atractivo diseño de nuestro próximo medio de transporte...



Y es que esto de comprarse un automóvil no puede tomarse a la ligera. Si por un lado es fundamental que éste sea lo suficientemente seguro y potente, no obviaremos la configuración de su aspecto externo e interno, como ahora nos brinda el Opel Astra.

Pero algo que a la larga agradeceremos, será que el pedazo de hierro rodante nos ofrezca estabilidad. De esa clase de la que otras marcas hacen uso al comparar sus creaciones automovilísticas, con las prácticas de ancestrales herreros artesanales del acero...



La cuestión es que si un Mazda puede ser tan cortante y fiable cara al viento, como letal catana de afilado metal, conviene mantener nervios de acero para no dejarse llevar por la potencia. Y aquí es donde entraría la tercera parte del juego. Esa en la que dejándonos llevar por el diseño más atractivo y el caballaje más seguro, vayamos a olvidar al sufrido Medio Ambiente.

Porque a la hora de comprar, aquello de pensar en verde no debe nunca dejarse atrás. Y si no que se lo digan a los operarios de la fábrica checa del ŠKODA Fabia. Que hartos del "pastelero anuncio" llamado Cake car, que la propia marca exhibió hace tres años cargado de crema, caramelos y "a lovely stuff", se mofan ahora en 2011 de ellos mismos con su respuesta a favor del Medio Ambiente. Tal es el ímpetu que han puesto por la ecología, que amantes de la Naturaleza y variadas especies silvestres, no dudarán en seguir su ejemplo, construyendo a golpe de muñeca y mordedura de serpiente de cascabel, una bestia absolutamente salvaje y natural...
Aunque el problema de tanta naturalidad al volante podría venir después, para lograr controlarla...