Las "verdaderas" consecuencias de las Redes Sociales las sufren los hijos

Qué duda cabe que el fenómeno de las Redes Sociales es uno de los motores que mueven a marchas forzadas Internet, dando así cada día pasos agigantados en la Comunicación Social Virtual y el acto de compartir el Mundo Digital.

La cuestión es que en innumerables ocasiones nos encontramos con gran cantidad de páginas, enlaces y grupos de bagatela, que más que intentar reagrupar y unir a la Sociedad Digital, se recrean en el "chascarrillo" y la "falsa estupidez", para hacer del grupo de amarras una inutil diversión. No por ello va a resultar que la creación de tal o cual grupo ha fallado en el intento de la "supuesta" unión social, si ésta simplemente respondía a la búsqueda de un "following" ficticio, en el que ni el creador del grupo ni el "follower" de turno ganan gran cosa.

Pero, claro, el uso de las Redes Sociales, a parte de crear adicción y "enganche seguidor", tiene unas consecuencias que pueden afectar a grandes grupos de la población real. Se trata de aclarar a la sociedad que el uso de las Redes Sociales no conoce límites de edad, raza o religión y, por ello, están al alcance de cualquiera. Hasta de tu señora madre.

No vayas a pensar que por este comentario poseo cualquier tipo de aprensión hacia estas benditas señoras. Sino que a modo de ironía absoluta, me viene que ni pintado poderos presentar un cortometraje que ha sabido reflejar a la perfección el fenómeno de las Redes Sociales y sus "verdaderas" consecuencias.

A través de lo que entendemos por falso reportaje o documento declarativo, podemos ver en clave de humor cómo se reflejan las consecuencias que acarrean el uso de las RS, para definir términos como adicción, amistad por impulso, colección de fans, o crisis familiares, donde la "señora madre" es la protagonista y el pilar de la familia.

Lo mejor de todo es cómo se reflejan sarcásticamente en el corto el intrusismo y la violación de tus propiedades. En este caso, del fanatismo que puede presentar un extraño hacia alguien, la "Señora", (tu madre), que ni siquiera conoce. Hacia alguien de la que no puede ver más imagen que la de su avatar en la Red.

Precisamente, de violación e intrusismo de las Redes Sociales en nuestras propiedades, podemos hablar y mucho desde hace una semana, cuando el emperador Google tuvo la "genial" idea de meternos, cual calzador, a su invento zumbador llamado 'Google buzz' en nuestras Bandejas de Entrada del Correo Electrónico.

Menos mal que rectificar es de sabios y ya es posible desactivar el puñetero invento zumbador, pero eso no perdona la cantidad de gente que ha visto invadido su correo por hordas de contactos de las que ni siquiera sabía que existían, ni ha ido nunca a buscar. Porque lo que está claro, es que si algo tienen de bueno las Redes Sociales es que la afiliación a las mismas es voluntaria. Y la comunicación de datos personales y contactos es potestad única y absoluta del propietario de los mismos.

Y es que con este ardid, "el Señor y la Señora Google" han sido "niños malos", ya que por muy emperadores que sean de Internet,  su "zumbador intento de socialización" no ha tenido ninguna gracia.
Eso no se le hace a tus "fieles seguidores".

En una Sociedad Real donde el derecho a la privacidad y la intimidad son una clara referencia de la que nadie desea renegar, no lo va a ser menos en nuestra Sociedad Digital. En aquella sociedad virtual, que no es otra cosa que reflejo de la real. En nuestras mal llamadas Redes Sociales que, en realidad, son absolutamente Individuales, porque nacen del propósito de 1 individuo que "intenta" relacionarse con miles de individuos, con millones de individuos. Pero como individuos que son propiamente dichos, se encuentran fomentando una Sociedad Individualizada frente a la pantalla del ordenador. Y se olvidan, a la larga, de las relaciones verdaderamente personales, de esas en las que el roce sí hace el cariño, donde poder palpar y sentir "realmente" a la otra persona.
Ya sabes, hace tiempo corre por la Red de Redes una frase absolutamente lapidaria en esto de la fugaz amistad presente en las Redes Sociales: "Eres más falso que un amigo del Facebook".

En definitiva, como bien se muestra en el final de 'Señoras, el corto', no hay mejor forma para definir todo lo dicho: pero, ¿dónde están nuestros ... ? (Tendrás que darle al Play para saberlo :)  


Y ahora, a qué esperas para compartir el post :) >>> votar