...Y Berlanga decidió tomar pastillas contra el dolor ajeno

Si algo hace grandes a las personas es su carisma y singularidad. Algo que le sobraba a Luis García Berlanga. Cineasta, Académico y Erotómano confeso. Un valenciano inconformista que supo plasmar como pocos a la sociedad española durante más de 50 años, con un estilo propio acuñado para la posteridad.

Y es que decir que algo es Berlanguiano no hace más que referenciar a toda una gran elucubración. Fórmula de díficil reproducción si no parte de su propio creador, compuesta de plano secuencia repleta de diálogo coral esperpéntico, aderezada con gotas de ácido y costumbrista humor, pasada por el filtro de la improvisación, en el intento de ajustar una rocambolesca situación de personajes. Como resultado: un genial reflejo de crítica social.

Como su propio nombre definitorio indica, Berlanga consiguió una terna magistral en su filmografía. Tres ases que forman parte de la Historia del Cine. A estas alturas no es un descubrimiento afirmar que la componen "Bienvenido Mr. Marshall" (1952), "Plácido" (1961) y "El verdugo" (1963). Joyas del Blanco y Negro que magnifican a nuestro Cine. A ellas le siguieron los críticos tiros disparados por "La escopeta nacional" (1978), para acabar hilarantemente corneados por "La vaquilla" (1985).

Fue en el año 2000 cuando Don Luis decidió dejar la dirección tras la cámara. Aunque no por ello dejaría su ocupación e interés por el mundo del Cine. Entre otras cosas, su proyecto de "La Ciudad de la Luz", los estudios cinematográficos de caracter internacional que ruedan a día de hoy a pleno rendimiento, llegaron a buen puerto. Concretamente, al de Alicante.
Así, ríos de tinta impresa y digital correrán linealmente estos días para relatar las grandes facetas del director y guionista valenciano. Pero, siempre, serán las últimas intervenciones las que nos calarán más hondo.

Y es que Berlanga nos dijo adiós la mañana del 13 de noviembre. Pero sólo unas semanas antes, cuando la enfermedad de Alzheimer le mantenía postrado, nos regaló una nueva obra desde el otro lado de la cámara. Ofreciendo su imagen e interpretación, ahora ve la luz a título póstumo toda una campaña solidaria contra el dolor ajeno y las enfermedades olvidadas.



Médicos sin Fronteras ha lanzado esta semana una estupenda y solidaria campaña contra el mal ajeno. Las "Pastillas contra el dolor ajeno" son un símbolo de apoyo y de compromiso con Médicos Sin Fronteras en su lucha por tratar a personas que padecen enfermedades olvidadas. Son caramelos de menta que se presentan en un envase de 6 unidades, una por cada enfermedad olvidada. Los fondos de esta acción se destinarán a financiar proyectos de MSF de tratamiento de estas enfermedades. Con un sencillo gesto y de forma muy accesible, con tan sólo 1 euro podemos contribuir a mejorar la vida de miles de enfermos olvidados.

Junto al spot principal de la campaña, interpretado por Luis García Berlanga, le siguen toda una serie de spots presentados por personalidades del mundo del cine y la televisión, de la música, del deporte y de la gastronomía. Andrés Iniesta, Pilar Bardem, Andreu Buenafuente, Pau Donés, Cayetana Guillén Cuervo, Estopa, Xabi Alonso, Fernando Tejero, Eduard Punset, Edurne Pasaban, Manel Fuentes, Ferrán Adría, Nuria Espert y Juan José Millas ya están en tratamiento. Se toman las pastillas contra el dolor ajeno ofreciendo su apoyo "a la salud" de un enfermo.



Al igual que la libre coralidad entre individuos destaca en el propio cine de Berlanga, el genial director nos interpela con su último adiós a ser individuos libres. A romper con los cánones impuestos. Y a intentar hacer del pesimismo de la vida un sainete cómico. Verdaderamente, así, el ritual de la inmortalidad comienza a rodar cada vez que vemos sus películas, su obra y sus esperpénticos personajes.

Tal como se afirma en el propio spot "...Eso es lo bueno de tener años: que uno puede creer ya en lo que le dé la gana." ...Y Berlanga decidió tomar pastillas contra el dolor ajeno. Su última buena obra.

votar

5 comentarios:

SOLO DE INTERES dijo...

Hay tantas enfermedades, las olvidadas, loable actividad de Medicos sin Fronteras, si con esto logramos hacer conciencia más que vale la pena. Un abrazo

ooOJotaEmeOoo dijo...

La labor de las ONG es en la mayoría de las ocasiones una loable actividad que nunca conviene que olvidemos. Con campañas publicitarias de este tipo, nos acercamos un poquito más unos a otros. Ahora no queda más que cumplir con el ejemplo, compartir el mensaje y empezar tu tratamiento contra el dolor ajeno.
RC, un abrazo :)

Senovilla dijo...

Decía un sabio que a los humanos se les mide por la cantidad y calidad de sus amistades, tengo la fortuna de que formes parte de mi entorno.

Te deseo una Feliz Navidad en compañía de los tuyos y que tus sueños se cumplan siempre.

Un abrazo

Balovega dijo...

Buenas noches..

Hemos entrado en la semana de navidad...

Que tengas a partir de ahora, los mejores momentos, las mejores fiestas, todo lo mejor te deseo junto a los tuyos... Un saludo

ooOJotaEmeOoo dijo...

Senovilla, Balovega: muchas gracias por vuestras palabras. Que la Navidad os colme de buenos deseos. Abrazos.