El amor y su efecto dominó conseguirán que no pierdas el autobús

Una de las grandes cosas que nos mantiene unidos a lo largo de nuestra sufrida existencia, es esa llamada amor. La cuestión es que la palabra amor y su verdadero sentimiento, pueden significar muchas cosas al mismo tiempo, según a qué o a quién vaya éste dirigido.

Partimos de la base en la que el ser humano como individuo emocional, necesita del amor como su sentimiento más intenso, para calmar su propia insuficiencia y buscar el encuentro y la unión con otro ser.

Ahí está la clave: por sí solos somos "insuficientes". El amor es cosa de dos. Debemos conseguir, a través de él, que se convierta en sentimiento de cariño y afecto hacia otra persona. Aquella que de forma natural nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.

Eso es lo que nos enamora. Necesitamos del otro ser para "comunicarnos y crear". A partir del enamoramiento, tenderemos hacia la unión sexual, la cual llegará a generarse por toda una serie de casualidades capaces de provocar auténticas causalidades...
Es como el oculto "efecto dominó" que incita a las relaciones humanas...



En esta "blanca" y graciosa campaña de Levi's de este mes, el "efecto dominó" sirve para comunicar la conjunción de varias tiendas y estilos en una sola: la ropa de Levi's Chambray en tiendas 'Opening Ceremony'. Pero lo que más nos interesa ahora aquí, es el conjunto que encierra su slogan final: "We love it when things come together". "Nos encanta cuando las cosas se unen". Nos encanta que las cosas buenas vengan juntas. De eso es de lo que nos enamoramos. Y son nuestros actos, los voluntarios e involuntarios del día a día, los que lo consiguen al relacionarnos con los demás. A comunicarnos con el resto de individuos que forman parte de nuestro entorno más cercano. Llegando a crear relaciones entre personas que podrán traer consecuencias de cualquier tipo. En definitiva, a "enamorarnos" con lo que hacemos para "enamorarnos" de aquello o aquellos que más queramos.

Pero por todos es sabido que el amor es ciego. Que no conoce de sexo, raza, credo o condición. Y persistiendo en su ceguera jamás nos dejará, averiguar de antemano, dónde se encuentra el nuestro. Si a la vuelta de la esquina, o a dos mil kilometros más allá. Se trata de un continuo flujo, de un continuo transporte, en el que el azar y el destino "juegan" con las relaciones humanas.



"Quien quiera que seas, donde quiera que vayas ¡nosotros conducimos por ti!". Un gran spot noruego que no vende mecánica, ni lindezas tecnológicas de los autobuses de la compañía. Sino que apuesta por lo más importante: el servicio hacia las personas y lo que eso conlleva en sus vidas.

La actual campaña de la compañía noruega 'Nettbuss', se convierte aquí alegóricamente para estos días, en el transporte de las relaciones entre personas. Esas que pueden "conducir" hacia el amor y que nunca cesan, provocadas por el azar que busca su destino. Sean de la índole que sean. Sean de la edad que sean, lo que hacen, simplemente, es acercar a las personas para que sigan con sus vidas.

Y es que, en ocasiones, el amor necesita de un empujón, de un transporte, para seguir manteniéndose cerca. Para convertir al azar en tu mejor destino. Y que todos los días de tu vida puedan convertirse, sin condiciones, en "el de los enamorados".

Lo mejor de todo es que algún día, seas como seas y vayas donde vayas, ese amor podrá conducir hacia ti...

votar

2 comentarios:

SOLO DE INTERES dijo...

Más que de acuerdo con que necesitamos de las demás personas, en sus diferentes relaciones, el promer video de efecto domino me ha encantado y capturado. Extraordinaria anotación, que tengas un bello dia en efecto domino

ooOJotaEmeOoo dijo...

Así es, RC, necesitamos de los demás para "comunicar y crear". Una de las mejores definiciones que podría tener el amor. Pero sin duda, el "efecto dominó" ayuda mucho para que "tropecemos" unos con otros, colaborando a que las cosas buenas vengan juntas. Y, como podemos ver en el segundo vídeo, nos lleven a buen puerto.
Besos ;)