Lo bueno, si breve, dos veces bueno


No existe mejor forma para expresar que las historias bien construidas cobran doble valor si son narradas y contadas sin demasiadas florituras ni circunloquios.  

Dentro del audiovisual, la obra por excelencia de la narración en breve es llamada cortometraje, la cual no debe superar los 30 minutos de duración para poder recibir dicho nombre.

Se cumple ahora la 8ª edición del NOTODOFILMFEST, lugar donde la creatividad audiovisual fluye a borbotones para deleite de nuestros sorprendidos ojos. Un certamen a concurso en el que los participantes no pueden presentar obras que superen los 3 minutos 30 segundos de duración. Y es que ya se sabe, en este caso, en la "breve" variedad está el gusto.  

En ocasiones, para contar una historia, no se necesitan trabajadas puestas en escena ni suntuosos decorados. No se necesitan grandes infraestructuras ni elencos de alto copete. Simplemente, saber narrar lo que deseas contar. Saber conducir al espectador hacia el camino de piedras que tú deseas que pise, y no otro.

Es el caso del cortometraje Maquetas, ganador ex aequo de la pasada 7ª edición del Gran Premio del Jurado a la Mejor Película.

La cuestión que suscita este corto es, principalmente, "qué te sugiere a ti lo que te acaban de contar". Qué es lo que interpretas de la narración que acabes de ver. Y es que la historia que cuenta te puede hacer gracia, te puede dar pena, te descoloca, te irrita...

Sólo os daré una pista: el cortometraje no es lo que parece. Tendrás que verlo hasta el final para comprobarlo. Aunque, tranquilo: es bueno, es breve... Lo demás, lo decides tú.



Si este post te ha gustado, agradecerá ser votado >>> votar

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Un relato muy realista, al principio, que hasta incluso parecen relatos de victimas de los hechos de una era moderna, y sin embargo, solo son victimas del autentico Cine, ese que nos ha gustado a tantas personas desde que eramos muy pequeños. Esta muy bien y recomiendo verlo. JJ de Valencia.

JotaEme dijo...

Me alegra "verte" por aquí, JJ de Valencia. ¡Tú ves como no es tan difícil! Ahora que te has decidido, espero que sigas pasándote y comentando por el blog :)
En relación al corto, lo que dices es, precisamente, una de las características que mejor lo definen: "un relato muy realista". La cuestión es que está contado de forma que nos "comemos con patatas" la "realidad" que nos presenta su autor hasta el final.